Año de la fe (pequeña guía para jóvenes)

Publicado en 10 octubre 2012  

@al3rdia: El 11 de octubre de 2012 (50 años después del Concilio Vaticano II y 20 años después de la publicación del Catecismo de la Iglesia católica), es decir, mañana, da comienzo un año especial para los cristianos católicos, el Año de la fe. Con la intención de vivirla más conscientemente, profundizar en sus contenidos, celebrarla con entusiasmo y comunicarla con alegría, a toda la Iglesia, a cada comunidad y a cada grupo, se nos ha convocado a vivir este Año.

Quizá no haya que hacer muchas cosas nuevas, o quizá alguna sí, quien sabe… en cualquier caso, es una oportunidad para profundizar en esa respuesta agradecida que un día dimos a Dios. Nuestra fe, es eso, respuesta a una propuesta que no está de nuestra parte. Una iniciativa amorosa que llena de sentido hasta los momentos más oscuros de nuestra vida. No es una elección personal, nos han elegido. No es una opción personal, han optado por nosotros. Tomar conciencia de ello nos hace descentrarnos de nosotros mismos y de nuestro mundo particular y centrar todo lo que somos y vivimos en Dios.

Para ello puede ser de ayuda el pensar algunos ámbitos o dimensiones de la fe, bien de manera particular, bien como un itinerario de grupo, si tienes la suerte de compartir tu fe en grupo, durante este año, bien para acentuarlo de cara a nuestros compromisos.

 

La fe que profesamos (Credo)

Aunque la fe es un acto de confianza y de fidelidad a Dios, hay una serie de contenidos que perfilan la identidad del Dios en el que creemos y, como consecuencia, nuestra manera de entender la vida y nuestra fe. Dichos contenidos están sintetizados en el Credo, que rezamos «de memorieta» en las fiestas y solemnidades.

No vendría mal que este año hiciésemos un esfuerzo por «pensar nuestra fe», comprenderla, profundizarla… no sea que vivamos como cristianos y desconozcamos la fe que nos une, …no sea que digamos vivir una fe que no comprendemos y que no sabemos explicar ni a nosotros mismos, …

Para ellos, una ayuda básica es el Catecismo, o el Youcat, aunque hay otros subsidios que también nos pueden ayudar.

 

La fe que celebramos (liturgia)

Un momento privilegiado de la fe es la celebración cristiana. Creo que no hay que decir mucho para motivar este asunto. …o quizá sí.

¿Funciona nuestra fe a nivel de calendario escolar? ¿Flojeamos en verano en nuestra participación en la eucaristía? Esto quizá sea porque todavía no hayamos captado su valor, o porque no hemos accedido a la experiencia que supone celebrar una Eucaristía «como Dios manda».

La Eucaristía, lejos de un show con musiquitas, o un momento para vernos las caras, es el encuentro de la comunidad cristiana con su Dios: Padre, Hijo y Espíritu. Hablamos de encuentro. No de recordar cosas que Jesús hizo o dijo. Encuentro entre cada uno con Jesucristo resucitado por la fuerza del Espíritu donado por el Padre, y encuentro de toda la Iglesia con el Dios que la llama, la habita, y la envía. Encuentro con su amor (perdón), encuentro con su Palabra (Escritura), encuentro con Él (memorial de la Última Cena), encuentro con toda la Iglesia presente y pasada (Plegaria Eucarística), encuentro con los demás (la paz), encuentro con Cristo (comunión).

La fe que vivimos (moral)

Lejos de ser una serie de ideas de fondo con la que vivimos, la fe es algo práctico, Es nuestro comportamiento, nuestras actitudes y nuestros actos. En teoría, solamente por nuestro modo de vida, se nos tendría que reconocer como cristianos.

La moral, no es sólo una serie de tomas de posturas ante cuestiones controvertidas sobre el comienzo de la vida, su final, la sexualidad u otros temas. Es una manera especial de situarse en el mundo. Si una persona no tiene clara su fe, es casi imposible que comparta o viva la moral cristiana, pues esta, está motivada por una experiencia de saberse profundamente amado. Desde ahí es desde donde se construyen con comportamientos, se buscan los fines y los medios, se sabe decidir, se tiene clara la conciencia, se promueve la vida, se denuncia la injusticia, se trabaja por los demás. En una expresión quizá chocante, se «practica a Dios» ¿lo haces tú?

 

La fe que rezamos (oración)

La oración es la fe en acto y el hecho más consumado de nuestra vida de fe, pues ahí estamos cara a cara con Dios.

Quizá pueda ser, este año, un buen momento para eliminar cierto automatismo con el que recitamos las oraciones, hay que esponjar nuestro corazón para que Dios pueda hablar, hay que… ¿Qué es lo que tú puedes hacer?

3 comentario en “Año de la fe (pequeña guía para jóvenes)”

  1. maria rubio dice:

    Me ha parecido muy interesante,.gracias por vuestras aportaciones

  2. Alain dice:

    Muy buena intensión! Que bueno que se puedan encontrar páginas así en la web. Ojalá que muchos jóvenes nos pongamos de veras en sintonía con las intensiones del Santo Padre, para que con alegría y fe renovada le mostremos al mundo el gozo de seguir al Señor!!!


Leave a Reply to @jimenezjosel

Estamos en contacto contigo

Facebook Twitter Google + Feed RSS

Otras secciones


Lo último en Twitter

 

Busca artículos por palabras

También nos interesa