Domund, como la viuda del Evangelio

Publicado en 16 octubre 2013  

@jjaldogomez: El próximo domingo, 20 de octubre, se celebrará el día del Domund. Este día tendrá como objetivo, al igual que años anteriores, hacer una colecta económica a nivel mundial para destinar los fondos obtenidos a las misiones católicas dispersas por todo el mundo.

Cartel del Domund 2013A mi memoria llegan los recuerdos de hace años, cuando como alumno del Colegio de los Salesianos de Granada, en el popular barrio del Zaidín, salíamos con nuestras huchas de color naranja y el símbolo de las Obras Misionales Pontificias grabado en ellas, repletos de ilusión para solicitar un donativo entre los familiares y vecinos. La inocencia de aquellos años infantiles, ya no es la que era desgraciadamente, pero sí permanece esa ilusión por intentar aportar un granito de arena en la importantísima labor de caridad que se realiza este domingo. De ahí la razón de ser de este breve artículo, apenas veinticinco líneas, que quieren servir como recordatorio y acicate para volcarnos todos en este día.

No es necesario aportar mucho, ojalá que sí, si podemos, pero desde lo pequeño se pueden hacer muchas cosas. Euro a euro, sonrisa a sonrisa, compromiso a compromiso se consiguen grandes metas. Recordemos que el propio Jesús dio más importancia a las insignificantes dos moneda de la pobre viuda que a las importantes sumas de los ricos que se acercaban a las arcas del Templo. Las monedas de la viuda fueron más importantes porque donó no lo que le sobraba sino lo que necesitaba. Entregó lo poco que tenía. Si también nosotros fuéramos capaces de entregar a los demás algo de lo que tenemos, de lo que somos, que lo que nos reservamos sólo para nosotros, con ese poco haríamos mucho. Nuestro tiempo, nuestro compromiso, nuestro esfuerzo, nuestra generosidad y, sí, también nuestra limosna. Pero hagámoslo como aquella pobre viuda del Evangelio. Cuando depositemos nuestro donativo hagámoslo sabiendo que damos algo que nos hace falta, sin lo que no podemos vivir, pero que, aún así, lo donamos. Damos Amor, la entrega completa al Señor y al prójimo, porque en palabras del propio Cristo “lo que hiciereis con uno de estos pequeños, a mi me lo hacéis(Mt. 25, 40).

 

Leave a Reply

Estamos en contacto contigo

Facebook Twitter Google + Feed RSS

Otras secciones


Lo último en Twitter

 

Busca artículos por palabras

También nos interesa