Tag Archive | "democracia"

La república desde nuestra democracia

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,


@albrodBueno:

«Si el hombre es en sí un bien y no puede obrar rectamente sino cuando quiere, síguese que por necesidad ha de gozar del libre albedrío (…) Si el hombre no estuviera dotado de voluntad libre, sería injusto el castigo e injusto sería también el premio. Mas por necesidad ha debido haber Justicia (…) Luego era preciso que Dios dotara al hombre del Libre albedrío» (Del Libre Albedrío, S. Agustín de Hipona)

Ha llegado España a un momento trascendental en su Historia: la necesidad de reformar el pacto social que nos dimos en la Constitución de 1978. El día 2 de Junio, tras la abdicación del Rey constitucional Juan Carlos de Borbón, fue el ocaso definitivo del proceso de la Transición. Y llega en un momento de plena convulsión. Tras las elecciones europeas del 25 de Mayo, la ciudadanía dejó claro que no está muy convencida de la pervivencia de ese modelo; que es necesario avanzar, juntos, a una nueva forma que exige más transparencia, más participación; en definitiva, más Democracia.
Por la III RepúblicaPero como todo, en este país, estos anhelos bien parecieran una tormenta de verano: breve pero intensa, una pequeña barca mecida por las aguas en el Mar de Tiberíades. Nos hablan de una “Democracia Real” de carácter asambleario, autorreferente. Una Democracia Real de acampada y altavoz. No es mi intención criticar el derecho a manifestación pacífica y sin armas ni el derecho a la manifestación, pues considero que son banderas necesarias en el sistema constitucional actual y que deberán seguir estando vigentes como máximas del Estado de Derecho en el nuevo Contrato Social que nacerá de este tiempo.
Sin embargo invitará a la reflexión ¿Cuál es la Democracia que queremos?
Todo aquel que haya cursado estudios en Derecho, conocerá el Volksgeist, que decía Savigny. La ley (y por tanto, también su Constitución) como expresión de la voluntad del pueblo. Pareciera que esta es una buena definición de democracia. Sin embargo ¿Qué es el Pueblo?
¿Sería conveniente identificar Pueblo con masa? Freud en La psicología de las masas ya nos advirtió de los problemas de esta definición: individuos unidos por lazos exclusivamente emocionales, fácilmente sugestionables; anonimato e irresponsabilidad de las acciones movidas por el sentimiento de pertenencia que borra cualquier individualidad; pérdida de toda capacidad reflexiva, que conlleva actuaciones arbitrarias e irracionales. Por su parte, nuestro gran filósofo Ortega, en La rebelión de las masas, articula esta reflexión con la mirada puesta en los turbios acontecimientos que sacudieron Europa en la primera mitad del S. XX y cuyas consecuencias son por todos de sobra conocidas.
¿Acaso no hay otra forma de participación completamente ciudadana, en la sociedad del S. XXI? La respuesta debiera ser afirmativa. La moderna teoría constitucional y política reflexiona sobre la implementación de las nuevas tecnologías en la toma de decisiones políticas, algo que viene a ser llamado teledemocracia y ciberciudadanía, y que podemos encontrar en las obras Bieling y Frosini.
He de decir, no sin temor a defraudar, que soy completamente escéptico con estas nuevas formas de participación que condenan la elaboración legislativa y el proceso democrático a un continuo plebiscito; tan fácilmente influenciable por la situación, tan tremendamente controlable por cualquier líder que salga en los medios audiovisuales e inunde las Redes Sociales con unos argumentos emotivos pero acaso no demasiado racionales.
En mi opinión, la única forma de terminar con los peligros de la masa nace de la Educación. La educación, como señala el artículo 27 de nuestra Constitución, en los valores fundamentales y democráticos. Educación en un profundo sentido crítico que no busque el adoctrinamiento, sino capacitar a los estudiantes para tomar, a partir de la reflexión, sus propias decisiones. Decisiones maduras, quizás no demasiado correctas, pero sí racionales. Ross ilustró perfectamente este racionamiento “Invocar a la justicia es como dar un golpe en la mesa, algo que acaba con cualquier intento de discusión racional”

Y es desde este punto, de la necesidad de una conciencia cívica racional y democrática, alejada de las circunstancias económicas, sociales y políticas que por desgracia marcan nuestra actualidad, desde donde quiero hacer mi reflexión sobre la necesidad de un nuevo orden democrático: la III República.
Si hay un problema en los máximos dirigentes políticos actuales, es su aparente ceguera y sordera ante el pulso social. Los resultados de las elecciones europeas y la reciente abdicación han provocado que el mapa político español haya cambiado en cuestión de una semana, quizás demasiado rápido. Dicen que quien no se adapta no sobrevive, pero no nos vale cualquier cambio o, mejor dicho, no nos vale el cambio de cualquier forma.
Sí, es necesario un nuevo contrato social, es necesario cambiar el sistema. ¿Por qué? Claramente el descontento de la sociedad, sus nuevas demandas, y la juventud de un país que ya en su mayoría no ratificó la vigente Constitución son razones de peso. Los españoles hemos perdido la fe en nuestro sistema, y sólo una nueva forma de regirnos que nazca de nosotros mismos, superando lo que nos distancia y reforzando lo que nos une (que en definitiva es la misma voluntad de cambio) puede devolvernos la confianza en esta grave crisis económica, política, social, cultural.
Sin embargo este nuevo cambio no puede provenir de las acciones individuales de un solo grupo ideológico (véase en nuestro país, la izquierda) sino que es necesaria una gran confluencia ideológica en los nuevos constituyentes: un proyecto común alejado del emotivismo. Es por lo que rechazo las voces políticas y sociales que exigen una construcción de la III República por Referéndum vinculante (actualmente inconstitucional, por cierto)
Manifestación en favor de la república en BarcelonaYa no estamos en 1978, tampoco en Abril de 1931, por mucho que nos duela a los republicanos. La República no llegará tras unas elecciones municipales plebiscitarias; sólo llegará desde el actual régimen constitucional, garante de nuestros derechos, libertades y de la seguridad jurídica. El régimen constitucional actual recibió legitimación en origen (con el referéndum constitucional) y continúa siendo legítimo Muchos de los críticos con la Constitución de 1978 quizás no conocen que ella misma, en su profunda voluntad de servicio a los españoles como rectora de nuestra vida en sociedad, prevé, al final de su articulado, en el 168, el mecanismo para reformarla.
¿Cuáles son los pasos que debieran dar nuestros dirigentes, en mi opinión, ante este nuevo reto?
El martes 10 de Junio, se aprobará la Ley Orgánica que regulará las condiciones de Abdicación y Sucesión. Es un trámite que establece la misma Constitución en su art. 57.5 y, como tal, necesita de su aprobación por mayoría absoluta. Nadie duda que la ley sea aprobada, pues las elecciones de 2011 concedieron al Partido en el Gobierno la suficiente mayoría como para hacerlo. Pero me preocupa lo que pueda pasar con los partidos de corte republicano. Paralizar un proceso constitucionalmente establecido (la Sucesión) pone en jaque al mismo sistema constitucional e, ideologías aparte, es algo irresponsable.
Una vez entronizado el ya Felipe VI, el Presidente Rajoy debería hacer lo que no ha hecho a lo largo de toda la legislatura: escuchar a la calle. Y digo Rajoy porque es quien tiene la única potestad para convocar un referéndum (art. 92 CE) que no sería vinculante (como desean Izquierda Unida, Podemos, Equo…) sino potestativo y meramente consultivo. Sería una decisión tremendamente responsable y cuyo resultado (si es suficientemente mayoritario, nada de 51%) de ser positivo aportaría legitimidad, seguridad y eficacia al posterior proceso de reforma agravada (vía art. 168 CE) que, si así fuera decisión de los españoles, iniciaría el camino a la III República; y siendo negativo, conseguiría apaciguar el actual clima de incertidumbre. Sólo con información (directa y veraz) se disipa la confusión, ya no nos valen sus “mayorías silenciosas”
El último y más importante paso es iniciar la vía del art. 168 (por afectarse el Tít. II –La Corona-) Y es aquí donde juega la verdadera democracia parlamentaria: para iniciar el proceso de reforma son necesarios 2/3 de cada Cámara y una disolución de las Cortes. Se convocarán elecciones a Cortes Constituyentes y nosotros, ciudadanos, elegiremos a unos representantes que deberán estudiar el texto de reforma y volver a aprobarlo por mayoría de 2/3.
Finalmente, el texto constitucional reformado se sometería a un referéndum, este sí vinculante. Fijémonos aquí que la Democracia ha entrado en juego cuatro veces: parlamento actual, elecciones, nuevo parlamento, referéndum ante los ciudadanos.
¡Sería un verdadero proceso constituyente! Lleno de consenso y participación democrática. Consenso, tan necesario para construir, pues las ideologías excluyentes no pueden llevar de la mano a una ciudadanía que busca perpetuar su sistema constitucional. Imaginemos, por un segundo, que este proceso del art. 168 se lleva a cabo. En el Congreso de los Diputados actual existen 350 parlamentarios, una mayoría de 2/3 significaría que es necesario el consenso de 234 diputados. Hoy, 185 pertenecen al PP, 110 al PSOE.
De ese necesitado consenso es de lo que adolece el proyecto de Referéndum Vinculante (IU, Podemos, Equo…) con consecuencias de división social inimaginables.
¿Qué es lo que tememos? ¿Acaso del libre albedrío no nace la Justicia? ¿Acaso la soberanía nacional no emana del Pueblo? Deben darse cuenta que es necesario darnos voz.
El nuevo proceso constitucional debe servir para darnos a los ciudadanos voz, no solo voto. Una democracia participativa que huya de los peligros de la masa: una nueva Ley de Referéndum, cambiar los esquemas de la libertad de manifestación y expresión no para reducirla, sino para promocionarla y racionalizarla.
Protesta por la República
Mucha gente teme la república, muchos católicos la temen. Ni son los mismos tiempos ni, siguiendo el proceso que propone nuestra vigente constitución serían las mismas formas ni el mismo marco jurídico. Una República sin ideologías y, a la vez, de todas ellas. Nunca más un plebiscito, nunca más una República sin consenso social. No volverán las persecuciones religiosas, ni quema de conventos, ni desaparición de obras de arte. La III República nunca prosperará si parte del electorado católico sigue anclado en esos viejos esquemas, tan escasamente racionales y desfasados.
Un verdadero Estado de Derecho, sea o no republicano, no puede ser anticlerical; si bien tampoco confesional. La nueva España no debiera ser laica, sino sublimar la definición que nos dieron los constituyentes del 78’: aconfesional. Sí, aconfesional. La aconfesionalidad se basa en el absoluto respeto, promoción y apoyo de las creencias individuales (dentro de la libertad de expresión y creencias) pero con el límite de no ser religión oficial del Estado. En palabras de nuestro Papa Francisco, el Estado aconfesional es la garantía absoluta del respeto a la religión.
Sin embargo ¿Qué hay de aconfesional cuando el Príncipe –futuro Rey Felipe VI- será coronado en una ceremonia con tintes religiosos? Si bien la Constitución dice que el Rey jurará su cargo y su obediencia ante las Cortes (que lo hará), no parece demasiado congruente que el que se autoproclama “símbolo de su unidad y permanencia, árbitro y moderador del funcionamiento regular de las instituciones y más alta representación del Estado” se corone simbólicamente después de forma claramente vulneradora de la aconfesionalidad del Estado.
Es la aconfesionalidad un gran reto que debemos lograr en los nuevos tiempos que nos vienen desde el respeto al Estado de Derecho, a las otras religiones y a los no religiosos. El catolicismo (como dije anteriormente para Al Tercer día) no puede quedarse en símbolo vacío, sino que debe impregnar la acción social y la defensa de los derechos y libertades desde el activismo.
Los tiempos que vivimos necesitan cambio, cohesión y mucha altura de miras. No podemos vender nuestro futuro a un ideal inalcanzable, sino que debemos tener arrestos para trabajar, unidos, para darnos un devenir. Como dije al principio, un nuevo Contrato Social “siempre que cierta cantidad de hombres se unen en una sociedad, renunciando cada uno de ellos al poder ejecutivo que les otorga la ley natural en favor de la comunidad, allí y sólo allí habrá una sociedad política o civil” (Locke, Segundo ensayo sobre el gobierno civil) Eso, solo pasa, por darnos voz en un Referéndum sobre la Monarquía, que es, en sí mismo, un Referéndum sobre nuestro Futuro.

De tuits y reyes

Tags: , , , , , , , , ,


abdicacion-rey-1-hora@fdxhh: Impulsado por la reacción que he observado en cientos de tuiteros a raíz de la abdicación de Juan Carlos I, no he podido resistir la tentación de escribir un pequeño artículo con algunas reflexiones que, desde mi humilde opinión, a más de uno no nos vendría mal tener en cuenta.

  • La primera y quizás la más importante. No hables de lo que no sabes.

He leído muchos comentarios de gente pidiendo una república y otros tantos de gente diciendo que deberían volver los tiempos de Franco.
Al margen de posicionarme, me gustaría que te preguntaras a ti mismo con sinceridad: ¿Qué es una república? ¿Cómo funciona? ¿Qué cambiaría respecto al modelo actual? Esto lo digo únicamente por que se que más de uno no sabrá responder a la primera pregunta, no digamos al resto. Y lo mismo para el ejemplo contrario.

  • La más complicada. Piensa antes de hablar, lo que digas que sea por ti mismo.

Dejarse arrastrar por la opinión de la masa es fácil (y puede que hasta reconfortante al sentirte parte de algo), pero puede traerte problemas. El identificarte públicamente con una ideología que quizás no conozcas en profundidad (y que con la que probablemente no estés tan de acuerdo como crees) facilita a completos o casi completos desconocidos a etiquetarte bajo su interpretación subjetiva de esa ideología.
Posicionarse no esta mal (ni mucho menos) pero no queda tan lejos la época en que por algo similar, te podían matar si tu vecino decía que eras ”rojo” o ”facha”. Si te vas a jugar tu imagen (o incluso el tipo) que sea por algo con lo que estas firmemente de acuerdo.

  • La fácil. Toda opinión entra mejor con educación.

Puede que estés furioso/a, pero acompañar tus opiniones con expresiones del tipo ‘Hostia puta ya!’, ‘Me cago en todo!’, ‘…de una vez, Joder!’ quizás no es la forma mas acertada para que te tomen en serio, ni la más agradable para los lectores que se encuentran con tu comentario… Y más si hasta hoy nunca se vio una queja tuya sobre el tema… Extraña.

 

Con todo esto amigos quiero decir; Twitter es un espacio para expresarse libremente, pero recuerda que la gente es igual de libre para interpretar tus tuits.
No olvides que cualquier opinión, cuanto más fundada sobre datos reales y mayor conocimiento del tema, mejor recibida será y menos denigrante para los demás y sobretodo, para ti mismo.

Piensa antes de escribir siempre y… ¡A debatir!

Juventud, cristianos y #25S

Tags: , , , , , ,


@pablitorf: Hace dos semanas, en la segunda lectura del domingo, el apóstol Santiago en su epístola hacía referencia a una oración acompañada de acciones, una oración que no se quedara sólo en palabras bonitas, si no que sirviera para ayudar a los más necesitados. Por eso, decidí la tarde del 25 de Septiembre unirme a la protesta “rodea el Congreso”. No podía pedir por los parados y por las miles de personas que lo están pasando mal ante esta crisis y no asistir a un acto para pedir que las cosas cambien en este país. De modo que me puse rumbo al Congreso.

Desembarco en la parada de Sol, que tanto buenos recuerdos me trae tras participar en la acampada de Sol hace más de un año. Nada más salir, puedo ver un gran despliegue policial, evitando el paso hacia el lugar de representación y diálogo de la “democracia”. Enseguida una gran cadena de personas pasa a mi lado y me invitan a unirme a ellos, al grito de “nos hacen falta más eslabones”. En ese momento me vinieron a la cabeza dos ideas: una popular canción de misa titulada “Nueva Civilización”, que tiene una frase que dice “una cadena más fuerte, que el odio y que la muerte”, y una oración que siempre me ha gustado que decía: “Jesús necesita nuestras manos, nuestros ojos y nuestros pies para poder traer al mundo el Reino.” Sin pensarlo, decido agarrarme de la mano de dos mujeres de unos 50 o 60 años y comienzo a rodear el congreso en un ambiente de fiesta para pedir un cambio en esta sociedad.

Recorro de#25S esta forma las calles aledañas a Sol y al Congreso, entre risas, charlas, discusiones, cantos y un halo de Esperanza que espero no perder nunca. Esas dos señoras, profesoras pertenecientes a la marea verde, cuando pasamos por el convento de las hermanas Trinitarias Descalzas, me dieron una verdadera lección; en vez de proferir a insultos o decir alguna cosa hiriente hacia los cristianos, cosa que esperaba, porque no todo el mundo comparte mi Fe, dijeron que, si pudieran salir, seguro que se unirían, dado que ellas también tienen mucho que decir en esto, al igual que todos los cristianos. Así llegamos a la plaza de Neptuno, agarrados de la mano y sin cometer ningún acto violento. De repente se oye como un petardazo y veo que la policía que tengo justo enfrente de mi empieza a correr porra en mano hacia nosotros y tengo que salir corriendo hacia la Iglesia de Los Jerónimos. La gente huye despavorida, no saben a donde ir dado que todo empieza a ser confuso, y los ruidos de botellas, disparos de pelotas de goma y gritos vienen de todas partes. Ahora puedo imaginarme que experimentaron los primeros cristianos con las primeras persecuciones y que difícil fue para ellos poder dar testimonio del Reino. ¿Qué pasaría con aquellas dos señoras que me acompañaban? Espero que no les pasara nada.

Ante todo esto, ¿cuál es la actitud de la Iglesia? ¿Dónde estamos, como Iglesia en estos tiempos difíciles? ¿La jerarquía que nos representa podría hacer algún comentario ante la crisis y las dificultades, más allá de las muchas y buenas acciones que realiza Cáritas? A veces me siento un poco sólo, o encuentro alguna mala mirada, cuando sólo intento posicionarme junto al que sufre en mi día a día. Me gustaría sentir a una Iglesia (que la formamos todos) más cercana al pueblo, que exija que se acabe con la avaricia, que busque enseñar a los ricos y poderosos otra manera de actuar, sin condenar, con Caridad.

En el fondo, pienso que la situación de ahora es muy parecida a la que vivió Jesús, solo que a veces siento a una Iglesia que se dedica a tomar la actitud de los Sumos Sacerdotes en vez de unirse a los más necesitados. Y desde luego puedo afirmar que me siento Iglesia, aunque tengo la sensación de que muchos no compartirán mi idea de que Cristo era un “perroflauta” pero muchos compartirán que tras la muerte y la oscuridad nos queda la certeza de que Al Tercer Día resucitó.

La imagen que acompaña al texto por PacoPan en Flicker compartida para uso no comercial

Estamos en contacto contigo

Facebook Twitter Google + Feed RSS

Otras secciones


Lo último en Twitter

 

Busca artículos por palabras

También nos interesa